¿Infertilidad? que hacer

Hace años escuchaba decir a mi mamá con naturalidad “a tu tía Sofía, Dios no le concedió tener hijos” o “mi primo y su mujer nunca tuvieron hijos”. Sin embargo, esto hoy no lo aceptamos en tanto existen formas para tener hijos, doctores especializados y modernas clínicas.

Antes de continuar distingamos dos conceptos: cuando una pareja padece “esterilidad” significa que no hay concepción;  si se le diagnostica “infertilidad”   hay concepción pero no llega a término el embarazo.

Sobre esta última, se dice que algunos de los factores que la provocan son la alimentación, el estrés, los métodos anticonceptivos, la edad de la mujer entre otras. Lo que es un hecho es que existen cada vez más parejas que la padecen y muchas de ellas buscan a toda costa procrear un hijo.

Aunado a ello, el progreso de las ciencias biológicas y médicas hace que el hombre tenga la posibilidad de intervenir en los mecanismos de procreación, no solo para facilitarlos, sino incluso para dominarlos.

LAS TÉCNICAS

La “reproducción humana asistida” puede llevarse a cabo mediante dos procedimientos:

  1. Fecundación in vitro   (FIVET): es la fecundación del óvulo en una probeta, es decir fuera del cuerpo de la mujer. Para ello, se recogen varios óvulos, se fertilizan y después se cultivan en vitro durante algunos días. Habitualmente no se transfieren todos a las vías genitales de la mujer y algunos embriones denominados “embriones sobrantes” se destruyen o se congelan.
  2. Inseminación artificial  (IA): se hace mediante la transferencia a las vías genitales de la mujer del esperma previamente recogido.
a)

Ambas técnicas pueden ser:

  • Homólogas: cuando los gametos son de los esposos unidos en matrimonio o viviendo juntos.
  • Heterólogas: cuando alguno o ambos gametos son de uno o dos donadores distintos a los de los esposos unidos en matrimonio o que viven juntos.

PARA CONSIDERAR

A pesar de los avances, estas técnicas traen consigo controversias éticas muy importantes que debemos de conocer y reflexionar antes de tomar una decisión, dar un consejo u opinar sobre ellas.

  • La ciencia ha demostrado que la vida humana inicia desde el  momento en que el óvulo es fecundado por el espermatozoide. Por lo tanto, todo embrión es una “persona”, si lo destruimos, destruimos a un ser humano.
  • Embriones sobrantes. El porcentaje de éxito en la fecundación artificial es entre un 14% y un 20%, (Manual de Bioética,   Elio Sgreccia) dependiendo  la edad de la mujer;  en las técnicas del FIVET para que nazca un niño se sacrifican entre 9 y 10 embriones. Hay embriones que mueren, se congelan o bien se utilizan para investigación o experimentación.
  • Genética  personal.  Mis genes son mitad de mi padre y mitad de mi madre.  Al existir uno o dos donadores, ¿dónde queda la identidad de ese nuevo ser?  No por nada Louise Brown,  de 25 años, y primera niña nacida bajo técnicas de reproducción humana artificial ha llegado a decir: “nacida por inseminación artificial nunca conoceré la mitad de mi identidad”.
  • Posturas egoístas.  Esta realidad se presenta en diversas situaciones:
  • Bancos de semen de premios Nobeles, modelos, deportistas etc. pero ¿quién te asegura que tu hijo (a) nacerá con la inteligencia del premio Nobel, o con el cuerpo del deportista o la modelo?
  • Madres o padres solteros: artistas, cantantes, mujeres en edad  adulta deciden que quieren ser padres o madres cuando quizá la atención al bebé no será de ellos.
  • Madres de alquiler: hombres, mujeres, matrimonios o parejas que pagan una gran cantidad de dinero para que una mujer geste a su hijo, con el riesgo de mujeres que se pelean con los padres y abortan, o bien que se arrepienten y pelean quedarse con el hijo.
  • Relación de filiación: pueden llegar a presentarse hasta cuatro diferentes relaciones: ovulación, gestación, lactancia y crianza, es decir, puede haber cuatro mujeres presentes en la vida de un niño.

Todo esto nos lleva a la gran reflexión y pregunta como mujer y como matrimonio ¿el hijo es para mí un DON o un DERECHO? ¿Quiero a toda costa satisfacer mi deseo de tener un hijo a pesar de lo que esto implica?

No olvidemos que la esterilidad o infertilidad física puede ser ocasión para otros importantes servicios a la vida de las personas. Se puede optar por la adopción, las labores educativas, la ayuda a otras familias, personas pobres o minusválidas u otros que pudiesen representar un respeto total a la vida humana.

O tú,  ¿qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lucia legorreta de Cervantes Una mujer apasionada por ayudar a los demás

Lucía

Capacitación

Radio y TV

Contacto

Todos los derechos reservados © 2014 Lucia Legorreta.
Sitio desarrollado por Spots.mx

Log in or Sign Up