¿eres o te crees? Mujer auténtica

¿La manera como trato a los demás, ¿es realmente mi forma de ser o me la paso aparentando ser más rica, más pobre, más inteligente, más simpática de lo que realmente soy?

¿Mi relación con mi esposo o novio es sincera y abierta o aparentamos que nos llevamos bien frente a los otros?

La forma en que educo a mis hijos ¿es la que me convence o es la forma en que los demás papás lo hacen?

Podría seguir enumerando preguntas sobre la forma de actuar, hablar y pensar, y con tristeza concluiríamos que la mayoría de nuestros actos no van de acuerdo con nuestros principios.

Una persona auténtica reconoce y acepta su propia realidad.   Ambos aspectos son importantísimos, ya que quien reconoce su realidad pero no la acepta, vive quejándose o bien la disfraza.

Tu realidad abarca quien eres, con tus cualidades y defectos, tu familia y tu entorno:   ¿te aceptas y aceptas a tu familia tal como es, o vives pensando que ojalá fuera diferente?   ¿Aceptas el nivel económico que tienes, o te la pasas día a día exigiendo a tus padres o esposo que te den más cosas, dinero, ropa?   ¿Aceptas realmente el ambiente social y cultural en el que te mueves, o vives fingiendo que eres diferente?

Reconocer tu realidad es también aceptar lo que eres, lo que tienes y no vivir aparentando lo que no eres y lo que no tienes.

Tenemos miedo de que nos conozcan tal y como somos y cometemos un gravísimo error.   Qué triste es que, a pesar de ser cada quien única en el mundo, luchemos incansablemente por ser iguales a las demás.   Debemos valorarnos y sentirnos orgullosas de nosotras mismas.

VIVIR LA AUTENTICIDAD.

Me gustaría compartir contigo tres aspectos que nos pueden ayudar:

– Ser auténtica de pensamiento significa estar convencida de lo que realizas   Se trata de ser congruente entre lo que se dice y lo que se piensa.  Si estás con amigas que no respetan a sus maridos, dices no respetar al tuyo;  si estás con mujeres que critican a los demás, tu también criticas;  si estás en tu oficina y se quejan del jefe, también lo haces.   ¿Es esto estar convencida de lo que piensas?

– Ser auténtica de voluntad quiere decir que lo que hagas en tu vida debe estar orientado hacia un fin.    Que no se te pase el tiempo sin saber a dónde quieres llegar.   ¿Quieres ser una gran mamá?  Pues prepárate y dedícale tiempo a tus hijos, aunque te digan que está pasado de moda:  ¿quieres ser una gran profesionista? Pues afánate y que note importe lo que digan los demás.    Las personas que te quieren te aceptarán como eres y con lo que haces.  La voluntad no auténtica conduce a la hipocresía, en la que según con quién estés utilizarás tal cual máscara.  Muchas veces al ser auténtica serás rechazada, pero es más importante y enriquecedor vivir de acuerdo a tus ideas.

– Ser auténtica de sentimientos significa que estos sean compatibles con tu vida.   Vivimos en un mundo que actúa emocionalmente:  si me late, si lo siento, si se me antoja, lo hago;  si no, no.    Gran parte de nuestras decisiones están basadas en sentimientos y no en nuestro convencimiento.  No debemos dejar que estos nos arrastren.

En resumen, ¿quién es una mujer auténtica?   La que actúa, piensa , habla y se expresa de acuerdo con su ser, de acuerdo con lo que es en realidad.   Una mujer es auténtica cuando su pensamiento, su voluntad y sus sentimientos también lo son.

Te invito a luchar por ser una mujer coherente.  Defiende tus ideales.   Si estás convencida de algo, que nadie te haga dar un paso atrás.   Los que cambian el mundo no son las personas que funcionan como veletas  (que cambian con el viento), ni los hipócritas, ni los que se dejan llevar por sus sentimientos, sino los hombres y las mujeres auténticos.

Al mostrarnos tal y como somos, al no querer apantallar a los demás y aparentar lo que no existe, viviremos mucho más tranquilas y en paz con nosotras mismas.  Seremos, en definitiva, mucho más felices.

Y tú, ¿qué opinas?

4 Comments

  1. María Luisa Reply

    He iniciado un seguimiento a estos artículos y me parecen totalmente apegados a nuestra realidad femenina. La invitación de ellos a reflexionar nuestras actitudes, nos ofrecen una mejor forma de visualizar distintos escenarios mentales, que nos ayudan a clarificar nuestras decisiones.
    Gracias

  2. Janeth Eugenia Castillo Macías Reply

    Hola Lucía, excelente artículo para reflexionar sobre nuestro actuar y vivir diario. En lo personal me identifico con no aceptar mi realidad de vida y de entorno, en lo económico y en lo social, por lo que termino quejándome y sin saber a dónde voy y cómo luchar por darme cuenta de lo que quiero y anhelo en bien mío y para mi familia. Además me cuesta mucho, mucho trabajo aceptar rasgos de la personalidad de mi marido, es muy serio, muy pasivo y apático en ciertas circunstancias, pero siento que ya es así…que ya no puedo hacer nada por ayudarlo, y me niego a conformarme a su poca participación e interés dentro de la vida diaria de la familia, creo que esta circunstancia me desalienta y me llena de incertidumbre ante nuestro futuro como pareja y como familia. Tenemos dos hijas de 8 años y 2, son divinas y muy alegres, creo que hasta ahora no las ha contagiado, pero me da temor que terminen tomando rasgos negativos de esta personalidad. Deseo una familia integrada y feliz, pero me da temor sacrificar parte de mis ideales familiares por tratar de entender y tolerar estas actitudes de mi esposo y mías también.
    OJalá me puedas dar alguna respuesta a mi inquietud, muchas gracias y te felicito por tu excelente trabajo.

    1. Lucía Legorreta Reply

      Hola Janet! En primer lugar una disculpa por responderte hasta ahora. Se me traspapeló tu correo y hasta ahora lo recuperé.

      Que bueno que te gustó el artículo y gracias por tu mensaje. Efectivamente no puedes cambiar la forma de ser de tu esposo, pero te recomiendo que platiques con él (busca un buen momento y lugar) y dile como te sientes y lo que esto puede afectar a tu familia. Ojalá te reconociera que es una persona apática, para que pudiera buscar ayuda y ponerse metas muy concretas para cambiar y mejorar. Conozco a personas apáticas que han buscado ayuda y han salido adelante. Lo primero es que él lo acepte y quiera trabajarlo.

      Si sabes tu como acercarte y decirle sentimientos tuyos, sin hecharle en cara su temperamento lograrás mucho a que si solo lo culpas de como es. Si decide buscar ayuda y no tienes alguien cerca, avísame y yo te recomiendo un lugar muy bueno. En donde vives?

      Muchos saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lucia legorreta de Cervantes Una mujer apasionada por ayudar a los demás

Lucía

Capacitación

Radio y TV

Contacto

Todos los derechos reservados © 2014 Lucia Legorreta.
Sitio desarrollado por Spots.mx

Log in or Sign Up